Plan para este fin de semana: relájate y disfruta

relajate y disfruta

Si buscas un plan para el fin de semana, te propongo pasártelo bien aprovechando lo que tienes a mano. Relájate y disfruta. Es barato y sencillo. Las ideas que te voy a plantear van desde la relajación que te aporta observar un paraje natural hermoso hasta el placer de divertirte en compañía de familiares y amigos. No te voy a sorprender con ideas muy originales, porque creo que se puede disfrutar con las cosas más comunes de nuestro alrededor.

 

El poder relajante de la naturaleza

¿Te has parado alguna vez a mirar lo bonita que puede ser la figura verde de un árbol contrastando con el azul del cielo en un cuadro natural donde se dibujan formas cambiantes alrededor de hojas que se mueven al ritmo del viento? No hace falta que te vayas muy lejos para disfrutar de este tipo de vistas. Incluso nuestras ciudades de hormigón tienes árboles por todas partes. Tan solo tienes que mirar hacia arriba.

Es cierto que en la ciudad, no puedes relajarte tanto ya que en el momento que mueves los ojos te encuentras con imágenes menos poéticas, desde los cubos de la basura hasta los cables colgando sobre los edificios, sin contar con los coches o las señales de tráfico.

Sin embargo cualquier ciudad tiene parques que merecen la pena, y, mucho mejor, rincones de naturaleza a pocos minutos del centro. En España muchas ciudades están cerca del mar, y ¿qué mejor que un paseo por la playa para sentirse mejor? Y si vives lejos de la costa, seguro que tienes lugares hermosos de sierra o campo a proximidad. Con una rápida búsqueda por Internet podrás encontrar sitios poco transitados y que merecen la pena.

Ni siquiera hace falta que te pongas a hacer senderismo (aunque también es una actividad muy agradable). Con solo caminar un poco en un entorno bonito, y sentarte a disfrutar de la vista ya puedes relajarte mucho.

 

Compartir con familiares o amigos

Otra forma de pasarlo bien es simplemente encontrarse con otra persona (o más personas) y hacer cualquier actividad, aunque solo sea hablar. Somos seres sociales, y a veces la despersonalización de la modernidad nos lleva a pensar que podemos estar felices estando solos siempre. Aunque cada uno tiene un grado diferente de dependencia de las relaciones con los demás, todos nos sentimos bien cuando podemos disfrutar de la compañía de ciertas personas.

 

Toma consciencia de tu cuerpo y del momento presente

El pasado ya no está. El futuro aun no existe. Solo está el presente. Sin embargo estamos todo el tiempo pensando hacia atrás o hacia delante. Recordamos o planeamos. Casi nunca estamos en el momento presente. Es extremadamente difícil a veces escapar de esta huida hacia delante de nuestros pensamientos, especialmente cuando trabajas. Lo normal es que cuando acabes una cosa tengas otra por hacer, y entonces te acostumbras a proyectarte siempre, salvo cuando cometes un error, y recuerdas una y otra vez lo que hiciste mal o como podrías haberlo evitado.

Cuando llegas a casa, sigues con este mismo patrón. Pero tienes que decir stop. ¿Cómo hacerlo? Tomando consciencia del momento a través de tu cuerpo. Simplemente para lo que estás haciendo y centrarte en lo que estás experimentando en este momento. Lo que ves, lo que escuchas, pero sobre todo el tacto. La vista y el oído te distraen y te devuelven al tren del pensamiento. Siente tu respiración, la presión de tu cuerpo sobre el respaldo de tu asiento, el latir de tu corazón…

Suena muy místico, y en realidad es el primer paso hacia la meditación. Pero si consigues estar por solo un momento en el presente, te sentirás mucho más relajado.

 

Un buen libro y en menor medida, una buena película

La literatura es una cosa fabulosa. Cuando piensas en lo que ocurre es algo increíble. Tus ojos recorren unos signos impresos en un papel, y tu mente crea mundos imaginarios que te desconectan totalmente del mundo real y de su estrés. Para llegar a eso te habrán tenido que enseñar a leer (es decir, asociar a esos signos con conceptos), y sobre todo, un autor habrá trabajado mucho para crear una historia, un universo, un mundo.

Un libro es un paso rápido hacia otro mundo, y una excelente forma de relajarse. No hace falta que lo leas de golpe. Con unas pocas páginas cada día puedes viajar muy lejos.

Las películas también tienen en parte este poder de desconectarnos del mundo real. Sin embargo usan mucho menos nuestra imaginación y duran poco tiempo (comparadas con la duración total de un libro).

 

Ir a bailar

No todo el mundo sabe bailar, pero casi todo el mundo disfruta moviéndose al ritmo de algún tipo de música (depende de los gustos). Una sesión de baile solo, con tu pareja o con amigos puede ser una excelente forma de disfrutar del momento y olvidar las preocupaciones del momento. Además, es en parte una actividad física.

 

Otras formas de relajarse

Escuchar música (sin bailar) es otra forma de desconectar, pero como ya dediqué un artículo a la música relajante online no voy a hablar mucho más del tema. Del mismo modo, cualquier actividad física es potencialmente buena para disfrutar del fin de semana, pero prefiero remitirte a los artículos de la sección de deporte del blog.

 

Artículos relacionados

Como sentirse bien con uno mismo

Los beneficios de la risa

La música relajante online

Anuncios

2 pensamientos en “Plan para este fin de semana: relájate y disfruta

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s