Consejos para prevenir lesiones en el pádel

evitar lesiones pádelEl pádel es un deporte con muchos beneficios y que tiene cada vez más adeptos en España. Es una actividad que se puede desarrollar a varios niveles de intensidad, por lo que hay que tener cuidado y tomar medidas para evitar lesiones jugando pádel. El principal riesgo es la tendinitis. Vamos a ver unos consejos para prevenir esos problemas y que puedas disfrutar sin riesgo.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes jugando pádel?

En un estudio publicado hace unos años en la Revista Española de Podología, las lesiones más habituales practicando pádel son:

  • Esguinces de tobillo.
  • Rupturas de gastrocnemios (gemelos).
  • Sesamoiditis y facistis plantares.
  • Lesiones de ligamentos de rodillas.
  • Lumbalgias.
  • Tendinitis del manguito rotador.
  • Epicondilitis lateral (codo de tenista).
  • Fracturas de muñeca.
  • Lesiones oculares.

Como ves, hay un gran abanico de posibles lesiones jugando pádel, pero eso ocurre con la mayoría de los deportes. La predisposición genética, el estado físico, el equipamiento, el calentamiento y la intensidad en la actividad pueden hacer que seamos más propensos a una que a otra.

¿Cómo se pueden prevenir esas lesiones en el pádel?

Elige un equipamiento adaptado

  • La herramienta más característica del pádel es por supuesto la pala. Y es muy importante que elijas una que se adapte a tus necesidades y a tus características personales. Por ejemplo, una marca recomendada para evitar lesiones de brazo es Royal Padel, ya que el tipo de goma que usan amortigua mejor los golpes.
  • Imprescindible tener un calzado adaptado también. Si quieres evitar esguinces de tobillo y lesiones en las rodillas, tienes que tener zapatillas adaptadas. Así tendrás un mejor apoyo en la pista y menos posibilidades de resbalarte.
  • Cambia el grip de la raqueta regularmente. No cuesta mucho dinero. Te permite evitar ampollas. Además, ayuda a evitar que tu forma de sujetar la raqueta se vaya modificando en contra de tu voluntad, lo que puede provocar lesiones.

Calentar es la mejor forma de evitar lesiones en pádel y en cualquier deporte

Tu cuerpo necesita prepararse para el esfuerzo. No empieces a jugar en frío. Necesitas hacer unas rutinas de calentamiento, durante 5 o 10 minutos antes de empezar a jugar.

Ten especial cuidado en calentar las zonas más susceptibles de lesionarse, es decir los tobillos, las muñecas y los hombros. No voy a entrar más en detalle, porque seguro que ya sabes que puedes encontrar buenos tutoriales en Youtube.

También es bueno intercambiar unas pelotas con tus contrincantes durante 5 o 10 minutos con una intensidad baja a media. Así te vas acostumbrando a los gestos y a los desplazamientos, y calentando progresivamente los músculos.

Toma alguna clase

Si empiezas a jugar pádel por tu cuenta, es muy probable que adquieras unos gestos erróneos o unas posturas incorrectas. Además de no aprovechar tu cuerpo con la máxima eficiencia, es muy probable que una mala postura resulte en una lesión cuando juegues al pádel con cierta intensidad.

Para evitar eso, lo mejor es tener un par de clases con un profesional, que te enseñará a posicionarte correctamente, a desplazarte rápidamente de forma segura, etc.

Si no, también puedes recurrir a los ya mencionados tutoriales, pero tienen el inconveniente de no darte retroalimentación sobre lo que estás haciendo mal y como corregirlo.

Entrena tu cuerpo para prevenir lesiones

Fortalecer tus músculos es una excelente manera de evitar lesiones. Por eso, es recomendable que tengas un programa de entrenamiento que cuide especialmente aquellos músculos más propensos a las lesiones con el pádel. También tiene mucho sentido reforzar la estructura muscular alrededor de las articulaciones que más desgaste sufren cuando practicas este deporte.

Respeta tus límites

En el caso del deporte amateur, las lesiones suelen ocurrir cuando el deportista no reconoce sus propios límites. Se arriesga, fuerza un poco más, hasta que su cuerpo le dice que no se puede.

Lo digo en conocimiento de causa, porque me he lesionado más de una vez por motivos muy tontos, y sí, también jugando pádel.

Es entendible que quieras ganar, golpear la pelota lo más fuerte que puedas o correr como si tu vida dependiera de ello para devolver un golpe. Pero, cuando te pasas, aparece la lesión.

No es fácil saber cuando estás superando tus límites y cuando no. Pero puedes escuchar tu cuerpo, y aplicar consejos sencillos. Por ejemplo, no jugar varios días seguidos, ni muchas horas seguidas, ni con una intensidad exagerada.

Además, a la mínima molestia deberías parar y descansar. A menudo pequeñas molestias son un aviso de que una lesión más grande puede ocurrir.

 

Dicho todo eso, el pádel es un deporte genial, y si lo practicas con cuidado, no tienes porque tener problemas. De hecho, te invito a leer el artículo sobre los beneficios del pádel que publiqué hace unas semanas. Verás por qué tanta gente lo disfruta.

¿Tienes algún consejo para prevenir lesiones en el pádel que no he citado? No dudes en comentar.

Artículos relacionados

¡Vivir es compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *