Beneficios de hacerse un estudio de pisada

estudio de pisadaLo cierto es que no solemos prestarles mucha atención a nuestros pies, a pesar de la tremenda importancia que tienen para nuestros desplazamientos, y también para poder hacer la mayoría de las actividades deportivas. Por eso, en este artículo vamos a hablar de los beneficios de hacerse un estudio de pisada. También veremos los tres grandes grupos de forma de apoyar el pie cuando caminamos, con lo que suponen para actividades como correr.

Principales beneficios de hacer un estudio de pisada

Prevención de lesiones

Una de las grandes ventajas de realizar un estudio de pisada es que permite identificar problemas biomecánicos. Hablamos de tipos de pisada, como pronación excesiva o supinación, que pueden aumentar el riesgo de lesiones al correr. Entraremos más en detalle en la segunda parte del artículo.

Un estudio de pisada analiza cómo interactúan los pies con el suelo durante la caminata y la carrera. A partir de allí, es posible recomendar calzado adecuado, o ejercicios de fortalecimiento para mitigar los riesgos asociados con algunos tipos de pisada.

Optimización del rendimiento

Evitar lesionarse es una cosa, pero conocer su tipo de pisada y patrón de marcha, también ayuda a seleccionar el calzado adecuado que se adapte a sus necesidades específicas. Ya no hablamos de prevenir un problema, sino de mejorar la eficiencia de la carrera, reducir la fatiga y permitir un mejor rendimiento en general.

Corrección de desequilibrios musculares

Un análisis de la pisada puede revelar otra clase de problemas biomecánicos, como desequilibrios musculares o debilidades en ciertas áreas del cuerpo. Esas deficiencias podrían contribuir a problemas de marcha o lesiones. En esos casos, se suelen recomendar ejercicios de fortalecimiento específicos para minimizar esas debilidades, y mejorar la biomecánica en general.

Personalización de la técnica de carrera

Un paso más allá en la optimización del rendimiento es trabajar en la forma de correr en sí misma. Basándose en los hallazgos del estudio de pisada, los corredores pueden recibir recomendaciones personalizadas sobre la técnica de carrera, como la cadencia, longitud de zancada y la postura. De nuevo, sirve tanto para mejorar la eficiencia como para reducir el riesgo de lesiones.

Una mayor comodidad

Todos buscamos una mayor calidad de vida. Tanto si te gusta caminar mucho o si eres aficionado al running, te interesa hacerlo con comodidad. Comprender mejor las necesidades individuales de calzado y biomecánica permite encontrar zapatos y zapatillas que se ajusten cómodamente y proporcionen el soporte adecuado. Eso tanto durante las caminatas como durante una carrera, por lo que se puede reducir el riesgo de ampollas, callosidades y otros problemas relacionados con el calzado.

Principales tipos de pisadas y su importancia para correr

Pisada neutra

En este tipo de pisada, el pie aterriza en el suelo con el talón primero, seguido del contacto con la parte media del pie y finalmente con los dedos. Las personas con una pisada neutra tienen un arco del pie que se mantiene en una posición natural mientras corren.

Este tipo de pisada generalmente distribuye uniformemente el impacto a lo largo del pie, lo que suele ayudar a reducir el riesgo de lesiones. Los corredores con una pisada neutra generalmente tienen más flexibilidad en la elección de zapatillas para correr.

Pisada supinadora

En la pisada supinadora, el pie aterriza en el exterior del talón y luego rueda hacia el exterior del pie durante el movimiento de la zancada. Las personas con una pisada supinadora tienden a tener arcos altos que no se aplastan lo suficiente para absorber el impacto del pie al correr.

En muchos casos, eso puede hacer que el impacto del pie no se distribuya de manera uniforme, lo que aumenta el riesgo de lesiones, como talagia, o esguinces de tobillo. Por eso, los corredores con una pisada supinadora pueden beneficiarse de zapatillas para correr con amortiguación adicional y soporte para el arco.

Pisada pronadora

Es la tendencia opuesta a la anterior. En la pisada pronadora, el pie aterriza en el exterior del talón y luego rueda hacia adentro del pie durante el movimiento de la zancada. Las personas con una pisada pronadora tienden a tener arcos bajos o planos, lo que puede hacer que el pie se aplaste demasiado al correr.

Esa forma de pisa puede provocar una distribución desigual del impacto, lo que aumenta el riesgo de lesiones como la fascitis plantar o el síndrome de la cintilla iliotibial, también conocida como “rodilla del corredor”. Los corredores con una pisada pronadora pueden beneficiarse de zapatillas para correr con soporte para el arco y control de pronación.

La importancia de conocer tu pisada si quieres ir a correr

Es fundamental que los corredores comprendan su tipo de pisada, porque eso les permite elegir las zapatillas adecuadas y minimizar el riesgo de lesiones. Si tienes una pisada neutra, tu riesgo de lesión es menor, pero en caso de pisadas supinadoras o pronadoras, es muy importante saberlo para elegir correctamente tu calzado.

¿Quién puede hacer un estudio de pisada?

El especialista sanitario especializado en el pie es el podólogo. Por lo tanto, lo recomendable, si quieres tener un estudio de pisada profesional, es acudir a una clínica de podología, y mejor aun si está especializada en deportes. Es probable que también haya médicos del deporte que ofrezcan este servicio, pero, ya que hay un sanitario especializado en el cuidado del pie y la pisada, tiene sentido acudir a un podólogo.

Ejemplos de clínicas de podología en distintas ciudades:

 

¿Qué tipo de pisada tienes? ¿Qué tipo de calzado usas para correr? No dudes en compartir tu experiencia con el resto de los lectores del blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *