No estoy preparado para una relación: analizando la excusa

no estoy preparada para una relación preparado

Uno de los artículos más comentado del blog trata de la situación complicada que se produce cuando alguien que te gusta mucho está contigo, pero no quiere nada serio. Y el motivo, o más bien excusa, que se suele escuchar en esos casos es: “no estoy preparado (o preparada) para una relación”. Voy a analizar un poco esa frase, porque, si te gusta la persona, tus sentimientos intentarán hacer que la interpretes de manera positiva. Y suele ser un error, claro.

¿Cuándo te dice no estoy preparado para una relación?

Hay personas que te lo dicen nada más empezar a salir, y por lo tanto te dejan la oportunidad de no invertir mucho en la relación. Pero es raro que te lo digan pronto. No suele ser porque te quieran engañar, aunque luego tu corazón dolorido lo quiera analizar así. El motivo en general es más sencillo. Al principio la otra persona no sabe si le gustas lo suficiente para tener una relación seria. Le gustan algunas cosas, pero no está totalmente convencida, y probablemente cree que quizás más adelante el tema evolucione.

Ahora, una vez que esa persona se da cuenta de que no está preparada para una relación, tiene dos opciones: decirlo ya, o esperar a que tú hables abiertamente del tema. Lo habitual es que no diga nada. De nuevo, no necesariamente es por engañar. Primero es un tema incómodo, y segundo esa persona tiene la esperanza de que tu tampoco quieras nada serio, y mientras no digas nada, puede suponer que es así. Es decir, lo mismo que te pasa a ti cuando no sacas el tema del futuro la relación, y prefieres presuponer que evolucionará a una relación seria, por no sacar el tema y arriesgarte a una desilusión.

Por lo tanto, generalmente tienes que sacar tú el tema para escuchar la tan temida frase “no estoy preparado para una relación”.

¿Por qué no me gusta esa frase?

Prefiero mil veces las palabras “no quiero” a la expresión “no estoy preparado para”, porque me parecen mucho menos ambiguas.

De nuevo, si te pones en la situación de la otra persona, probablemente diga que no está preparada porque no quiere afirmar algo demasiado brusco ni herir tus sentimientos. Decir “no quiero” es un rechazo frontal. Emplear las palabras “no estoy preparado” es más suave.

Pero claro, al mismo tiempo, esas palabras son mucho más ambiguas. Insinúan indirectamente, que quizás en el futuro esa persona llegue a estar preparada para la relación. Y enseguida tu mente te traiciona, lo interpreta así, para contentar a tus sentimientos, que no están dispuestos a aceptar la derrota todavía.

Por eso, creo que la persona que no quiere la relación debe tener cuidado con lo que dice, y no dejar esa puerta abierta, salvo que realmente crea que en el futuro pueda cambiar su sentimiento, pero no suele ser el caso.

No estoy preparado para tener una relación… contigo

En realidad, tanto si te dice “no quiero una relación” como si afirma no estar preparada, la otra persona se olvida de añadir la coletilla “contigo”.

Es cierto que hay alguna gente que no quiere ningún tipo de relación formal, especialmente cuando ya han vivido mucho. Pero ese último grupo suele dejar las cosas claras desde el inicio.

El caso más habitual es una persona que desea una relación seria, pero tú simplemente no eres la persona indicada. Está a gusto contigo, pero no se ilusiona con un proyecto en común. Y debería atreverse a decirlo, pero, de nuevo, puede parecer un poco duro decir “no quiero nada serio contigo”. Hasta podría sonar casi insultante.

Sin embargo, creo que hay formas de decirlo, dejando una total claridad. Por ejemplo: “contigo estoy muy a gusto, y me gustas, pero no creo que la relación vaya a evolucionar a algo más serio, porque no siento por ti lo que necesito sentir para una relación seria”.

Aléjate de quien no te da lo que buscas

Hay muchas variantes y explicaciones para acompañar a la frase “no estoy preparado para una relación seria”. Desde el “solo llevamos unos meses” hasta el clásico “tuve una mala experiencia en el pasado”. En todos esos casos, deberías alejarte si la persona que te gusta no te da lo que buscas.

Es entendible que tengas la esperanza de que cambie. Pero eso no lo controlas tú, y no puedes estar sufriendo y esperando a que ocurra un cambio que probablemente nunca vaya a suceder.

Tienes que tomar el control de tu vida, y hacer lo mejor para ti. Si ella o él tiene traumas pasados, no es problema tuyo. Que los resuelva antes de meterse en una relación con alguien.

Al final, tienes la responsabilidad de lo que ocurre en tu vida sentimental. Si te dejas engañar por tus sentimientos y sigues con una persona que no te da lo que buscas, estás eligiendo tu camino.

 

¿Te han dicho esa frase? ¿Las has dicho tú? ¡Cuéntame tu experiencia!

¡Compartir es vivir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.