Tener hijos: esa gran decisión de pareja

tener-hijos

Tener un hijo es para la mayoría de las personas el momento más importantes de sus vidas. Más allá de la necesidad reproductiva ordenada por el gen egoísta, es una experiencia de vida que no está reservada a los padres biológicos, ya que adoptar es una opción igual de trascendental (y posiblemente más complicada de llevar a cabo) que tener hijos por vía reproductiva.

Tener un hijo tampoco es algo reservado a las parejas. Algunas personas solteras también son capaces de aportar a una nueva vida el amor y los principios educativos necesarios a su camino por el mundo. Pero si hablamos del caso más común, y en este blog solemos hablar de las parejas, la decisión de tener hijos es una decisión muy importante, y que debe responder a motivos válidos.

¿Por qué querer tener un bebé?

He llegado hace poco a la conclusión de que querer tener un hijo es una decisión profundamente egoísta que se convierte en un acto profundamente altruista.

¿Por qué es una decisión egoísta? Simplemente porque el bebé no decide nada. Es la expresión de un deseo de sus padres y punto.

¿Por qué se convierte en un acto altruista? Porque en el momento de llegar al mundo su hijo, los padres se convierten en los responsables de una vida. Van a querer a esa persona, protegerla y orientarla al máximo que permitan sus posibilidades durante todas sus vidas, y nunca recibirán el mismo amor en retorno. Cosa lógica por cierto, porque un hijo nunca pidió llegar al mundo. Puede ser agradecido a sus padres, pero no les debe nada.

Pero miremos más en detalle los motivos que muchas veces se mencionan para tener un hijo:

  • Porque es ley de vida
  • Porque alguien tendrá que cuidar de nosotros cuando envejezcamos
  • Porque todos mis amigos ya tienen hijos
  • Porque el reloj corre y pronto ya será tarde
  • Porque mi pareja quiere uno
  • Porque nuestra pareja funcionará mejor con un hijo
  • Porque quiero transmitir a alguien todo lo que he aprendido sobre la vida
  • Porque quiero amar incondicionalmente
  • Porque pienso que seríamos buenos padres

Hay más motivos, pero dentro de los que he mencionado ya se pueden ver unos que están centrados en un proyecto personal y un real deseo, y muchos otros que solamente responden a las necesidades o expectativas de otros.

Todos los motivos que respondan a los deseos de terceras personas (pareja incluida) no son válidos. Para tener un hijo tiene que venir de un deseo personal de ambos padres.

¿Por qué no tener un bebé?

Siendo lógico, y poniendo todo en la balanza, hay que contemplar también los motivos para no tener un bebé. Algunos son simples miedos que se pueden superar, otros riesgos que hay que tener en cuenta.

La mayor parte de los miedos son fácilmente superables. Las mujeres pueden preocuparse por el aumento de peso y los problemas del embarazo, el miedo de sufrir en el parto, los hombres de no saber llevar el embarazo de sus parejas. Ambos pueden temer las noches sin dormir y no estar a la altura de las circunstancias pero por lo general, hay soluciones para todos estos problemas.

Otras preocupaciones son más importantes. Por ejemplo, si no se tiene seguridad sobre el futuro de la pareja, no parece muy adecuado buscar tener un hijo. Por lo general, un bebé no es la solución a la relación de pareja, incluso la suele complicar. El aspecto económico también es importante. Sería irresponsable traer una nueva vida al mundo sin saber si se le podrá garantizar una seguridad económica y un bienestar mínimo.

Entre esos extremos, hay temas importantes que tratar, como la gestión de la imposibilidad de procrear naturalmente, el riesgo de discapacidad, y este tipo de problemáticas. Es importante que la pareja esté de acuerdo sobre la forma de superar este tipo de imprevistos.

La responsabilidad definitiva

Creo que lo más importante de la decisión de tener un hijo es tomar conciencia de la responsabilidad que conlleva. No es algo banal. Cuando tienes un bebé decides conscientemente traer una vida al mundo. Para mí, esto implica que eres responsable de su felicidad. Por lo tanto, y hasta que este bebé llegue a ser un adulto encarrilado, vas a tener que hacer mucho para ayudar a que sea una persona independiente, saludable, feliz, etc. Implica muchísimo. Es muy difícil caer en el autoritarismo o la permisividad.

 

Artículos relacionados

¿Qué es el enamoramiento?

Test de felicidad en pareja

No existe la pareja ideal

Anuncios

Un pensamiento en “Tener hijos: esa gran decisión de pareja

  1. Carmen

    Mi preocupacion mas grande, es si voy a tener los recursos economicos par que no le falte nada, cada que nos sentimos estables en lo economico pensamos ya hay que encarghar un bebe, pero siempre pasa algo y la economia baja demaciado, que en ocaciones nos sentimos tan desesperados, que hasta hemos pensado que mejor unca tendremos bebes.
    A la fecha tenemos 6 perros, la gente ( Familiares) nos critican porque los consentimos demaciado, que mejor ya deberiamos tener un hijo; otras nos dicen , que estamos condenados por planificar ya por tanto tiempo a nuestra familia, y que nos conformamos con animales.

    La realidad es, qeu ya no son los tiempos en los que nos tuvieron a nosotros, vivimos en una sociedad, extremadamente peligrosa, enferma, extremadamente en la pobresa, no quiero que sufra.
    Otras cocaciones he pensado en adoptar, ya que hay tantos niños en hogares temporales, olvidados por sus familiares o totalmente huefanos.
    Pero los Requisitos son extremos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s