Las energías renovables como estrategia común para el bienestar

energías renovablesDesde hace unas décadas, se habla mucho de las consecuencias del cambio climático sobre el planeta. De allí que el desarrollo de energías renovables se haya convertido en una prioridad en la mayoría de los países desarrollados. Pero, más allá de efectos puramente medioambientales, lo que realmente está en juego es el bienestar humano. Vamos a ver la importancia de tener energías limpias.

¿Qué son las energías renovables?

Energías fósiles

Se habla de renovables por oposición a las energías fósiles como el petróleo, el gas o el carbón. Los combustibles tradicionales proceden de la acumulación y descomposición de restos orgánicos que, a lo largo de millones de años, con la presión la temperatura adecuada, sufren transformaciones químicas.

Esos restos orgánicos proceden de plantas y animales, que directa o indirectamente, recibieron su energía del sol. Cada vez que se queman esos fósiles, en realidad se está gastando la energía acumulada durante millones de años. Por eso, ni es renovable, ni es sostenible a largo plazo, al margen de los impactos medioambientales. Se gasta mucha más energía que la que el planeta va almacenando.

Energías renovables

En cambio, las energías renovables aprovechan elementos que no se agotan, como la luz del sol, la fuerza del viento, o la potencia de los ríos y mareas. En España, con el clima tan favorable, la energía solar es una opción muy interesante. Por ejemplo, si instalas placas solares en Málaga, se aprovechan al máximo rendimiento, ya que es una de las ciudades con más horas de sol al año en la península.

Además, las energías renovables no emiten CO2, que es otro gran inconveniente de las energías fósiles. El problema es que se emite mucho más carbono en la atmosfera que lo que las plantas pueden absorber, ya que, en su mayoría, el carbón o el petróleo proceden de millones de años de captación de carbono por las plantas de antaño.

La biomasa, que consiste en hacer combustible a partir de residuos orgánicos, normalmente procedente de plantas, también se considera renovable. Pese a emitir CO2, tiene un impacto nulo, porque para cada planta que se usa como combustible, se planta una para sustituirla.

El impacto de las energías renovables sobre nuestro bienestar

Normalmente, se habla de potenciar las energías alternativas los combustibles fósiles para proteger el medioambiente, cuidar el planeta, evitar el calentamiento global y preservar la diversidad ecológica. Pero, y aunque esas motivaciones son muy importantes, lo que realmente nos preocupa es el impacto del cambio climático y de la contaminación sobre nuestras vidas.

Emplear energías renovables ayuda a minimizar esos efectos.

Impacto sobre la alimentación

Si cambia el clima, el impacto para la agricultura es notable. Algunos cultivos ya no rinden en algunas zonas, por la subida de las temperaturas. Los fenómenos climáticos extremos (inundaciones, sequías, tornados, granizos) se multiplican y pueden echar a perder cosechas enteras. La biodiversidad de los mares se ve afectada, y con ella la pesca.

En el blog suelo insistir en la importancia de una nutrición variada y de calidad para tu bienestar. El cambio climático afecta la producción de alimentos, y hay que tomarlo muy en cuenta.

Consecuencias para la vida cotidiana

Los fenómenos extremos que he citado antes también afectan nuestras vidas cotidianas. Por ejemplo, cada vez son más frecuentes las olas de calor en países que tenían un clima templado, causando incomodidades, pero también muertes entre la gente más vulnerable.

Y eso es sin contar con el desplazamiento masivo de personas que viven en algunas zonas costeras de riesgo, ya que el nivel de los mares está subiendo.

Impacto sobre la salud

La OMS publicó hace unos meses un informe con el impacto sobre la salud del cambio climático, citando elementos como el calor extremo, los desastres naturales, o el incremento de infecciones transmitidas por el agua o los insectos. Está claro que esos problemas afectan más a países en desarrollo, pero, como ya comentamos antes, las olas de calor también matan en nuestros países.

Además, la combustión de energías fósiles también contamina el aire que respiramos, provocando enfermedades como el cáncer de pulmón y problemas cardiovasculares.

Algunos científicos también relacionan la desaparición de algunas especies con un riesgo incrementado de sufrir nuevas pandemias. Ahora que llevamos casi un año inmersos en la crisis del coronavirus, es un punto a tomar en cuenta.

Más renovables significa más bienestar y más salud

Por todos esos motivos, es importante que cada uno tome medidas para aportar su granito de arena al cambio energético. Puede ser comprando un vehículo eléctrico, influyendo para colocar placas solares en los tejados de la comunidad de vecinos, o cualquier otra medida que ayude a reducir el consumo de energías fósiles.

Porque más renovables equivale a tener más bienestar futuro, y también mejores condiciones de salud.

¡Vivir es compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Enter Captcha Here :