Los diferentes tipos de Pilates y por qué deberías probarlos

diferentes tipos de pilatesEl Pilates es una disciplina deportiva que tiene muchos adeptos, gracias a una serie de beneficios específicos. Se destaca a menudo que es una técnica suave al alcance de todos, que ayuda a mejorar la postura, fortalecer la espalda, tonificar el cuerpo, relajar los músculos y muchas más cosas. Hoy voy a hablarte de los diferentes tipos de Pilates que te puedes encontrar y destacaré los beneficios de esta actividad.

El Pilates Reformer

El creador del método, el alemán nacionalizado estadounidense Joseph Hubertus Pilates, no solo inventó una disciplina. También diseño máquinas para Pilates, la más famosa de las cuales sigue siendo el Reformer.

Se trata de un aparato compuesto de una estructura con una plataforma plana que se desplaza de un lado a otro por un marco. A su vez, el marco dispone de cuerdas, muelles y resortes. El propósito de esos elementos es generar una resistencia. Esa se va sumando a la que ejerce el propio peso de tu cuerpo. Hay que destacar que la resistencia se puede ajustar, para que puedas trabajar al nivel de intensidad que quieras.

Las ventajas del Reformer es que te permite trabajar diferentes grupos musculares y partes del cuerpo a la vez. Y también hay que destacar que tener que coordinar tus movimientos con los que te indica la máquina ayuda a incrementar tu capacidad de concentración.

El Power Pilates

El Power Pilates fue creado en el año 2000 por un grupo de alumnos que habían sido instruidos por una discípula directa de Joseph Pilates,  Romana Kryzanowska.

Se trata de un método que incluye más de 500 movimientos controlados y precisos. Esos movimientos fueron diseñados para estirar y reforzar los músculos, sin que sea necesario levantar peso. Es un método muy fiel a los principios originales de Joseph Pilates.

Los ejercicios y movimientos están centrados principalmente en hacer trabajar el tronco para incrementar la fortaleza y resistencia del cuerpo en su conjunto. No hace falta nada más que una colchoneta en el suelo para poder practicar esa disciplina.

Otro aspecto interesante del Power Pilates es que incluye mucha meditación y conexión entre cuerpo y mente. En ese sentido se parece bastante al yoga. Sin embargo, es una disciplina mucho más dinámica, sistemática y basada en la anatomía que el yoga.

El Stott Pilates

Moira Stott (actualmente Moira Merrithew) también fue alumna de Romana Kryzanowska. Acudió a su estudio por una lesión de cuello que se hizo cuando era una joven bailarina. Sin embargo, descubrió que el método Pilates original no encajaba con las necesidades de su lesión.

Llegó a la conclusión que el método tradicional no se ajustaba siempre a los principios modernos de alineación postural. Eso le dio la idea de hacer una secuencia más flexible de ejercicios. A partir de esas ideas y otras aportaciones, desarrolló un método Pilates modernizado que se conoce como Stott Pilates.

Por lo general, se considera que se trata de una versión más suave, adaptada a todos los tipos de morfologías y a todas las edades. De hecho, se suele recomendar combinarla con una actividad cardiovascular, sino es demasiado suave para mantenerse en forma.

El yoga Pilates

Está claro que ambas actividades tienen muchos puntos en común. Algunos de los movimientos que se practican en Pilates también son habituales en el yoga. Esa disciplina, fusión de las dos filosofías, combina la flexibilidad y la fuerza necesaria en los ejercicios de Pilates con la lentitud, la suavidad y la meditación características del yoga.

Los beneficios del Pilates

Hace unos meses publicamos un artículo en el blog que detallaba las principales ventajas del Pilates, y voy a recordarlas ahora.

  • Ayuda a esculpir tu silueta gracias a una tonificación de tus músculos y una relajación de las tensiones.
  • Reduce los dolores de columna vertebral (zona lumbar, dorsal o cervical) gracias a una recolocación correcta de la pelvis y la espalda.
  • Refuerza la pared abdominal.
  • Aporta un bienestar mental y una relajación general.
  • Mejora la postura y el equilibrio.
  • Refuerza la coordinación de los movimientos.
  • Alarga los músculos y refuerza el reflejo miotático.
  • Ayuda a respirar mejor.
  • Aumenta la amplitud de movimiento articular.
  • Ayuda a la reeducación en general.
  • Tiene efectos cardiovasculares beneficiosos.
  • Mejora la condición física.

 

Espero que te haya gustado este artículo sobre los diferentes tipos de Pilates y sus beneficios. Si conoces alguna otra disciplina basada en la filosofía de Pilates, puedes compartirla en la sección de comentarios.

Artículos relacionados

¡Vivir es compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *