Como seducir a una persona que te gusta

como seducir a una personaA muchas personas les ha pasado alguna vez en sus vidas que sientan interés por alguien pero que no haya reciprocidad. ¿Cómo hacer que esa persona se fije en ti? ¿Cómo seducir esa persona que te gusta? Porque si quieres una relación basada en el amor, tiene que haber atracción y luego enamoramiento. Vamos a ver algunas estrategias, y un aviso importante.

Una precisión antes de empezar

Me parece importante destacar que, aunque hay técnicas y consejos para seducir o al menos conseguir que alguien se fije en nosotros, no son infalibles, ni mucho menos. La atracción se puede crear y amplificar. Pero cada persona tiene sus propios gustos y preferencias. Las acciones que podemos tomar siempre estarán limitadas por esos hechos.

Pongamos un ejemplo extremo. Supongamos que conoces a una persona que es la antítesis de tus gustos físicos. Además, tras hablar con esa persona, te das cuenta que no compartes nada con ella. No te gusta su voz, sus temas de conversación, su forma de razonar. Nada.

Ahora supongamos que tú a esa persona sí que le has gustado. ¿Crees que hay alguna posibilidad para que te acabe seduciendo? Siendo realistas, no es algo probable. Y no es que esa persona tenga nada malo, simplemente no tiene nada que te atrae, sino más bien lo contrario.

Entre una persona totalmente compatible, y una persona opuesta a ti, hay una gran variedad de casos. Cuanta mayor sea la compatibilidad potencial, más probable es que funcione una estrategia de seducción, y viceversa.

Por lo tanto, toma esos consejos con prudencia.

Segundo aviso antes de ir con los consejos para seducir

Algunas de las técnicas que voy a compartir suelen dar buenos resultados porque usan algunos trucos psicológicos comunes. Sin embargo, no todo el mundo tiene la misma psicología. Quizás algunos consejos funcionen con una mayoría de personas, pero consigan el efecto opuesto (repeler) con otras.

De nuevo, lee, aprende, y aplica lo que te parezca indicado y adecuado en función de la situación.

#1 Hazle saber a esa persona que existes

El primer paso para que una persona se fije en ti y tengas una opción para poder seducirla es que sepa de ti. Es una obviedad. Si no te conoce no le vas a importar. Así que busca cualquier excusa para hablar con esa persona.

Importante: como iré contando después, tienes que mantener cierto misterio. Esa persona que te gusta y buscas como seducir no debe saber que te has acercado precisamente porque te gusta. Tiene que ser algo muy natural. Cuando digo cualquier excusa, me refiero a que el encuentro parezca casual.

#2 Haz una buena primera impresión

No importa la situación en la que vas a ver a esa persona por primera vez y conversar con ella. Incluso si es un ambiente muy casual, tienes que procurar hacer una buena primera impresión.

Si ya sabes con antelación que vas a verla, puedes cuidar tu aspecto y tu vestimenta más de lo habitual. La idea es presentar una imagen natural y atractiva. Cuidada, aunque no parezca intencional. Y siempre cuidar la apariencia en todas las veces ulteriores que vais a coincidir.

Cuando hables con esa persona, usa la sonrisa. Es un arma muy potente de seducción. La sonrisa no solo sirve para relaciones románticas. También te permite acercarte y empatizar con relaciones profesionales. Instintivamente, nos sentimos más cómodos cuando nuestro interlocutor nos sonríe. De hecho, una persona que nos sonríe nos va a caer bien casi de partida.

Eso sí, sonrisa natural por favor. Una sonrisa forzada es una mueca terrorífica que en lugar de seducir a la persona que te gusta la podría espantar.

#3 Escucha más de lo que hables

Eso es un consejo muy importante para las primeras veces que estés con esa persona. Escucharla más de que tu hables tiene tres ventajas:

  1. Normalmente, a la gente le gusta sentirse escuchada. Salvo que sea una persona muy tímida, pero si es el caso, solo hará falta ponerla cómoda para que empiece a hablar.
  2. Escuchando a alguien puedes fijarte en lo que considera importante y lo que le gusta. Es un dato que te resultará muy útil si quieres seducir a esa persona que te gusta.
  3. Si escuchas más que hablas, mantienes cierto misterio y al mismo tiempo evitas decir cosas que podrían no gustar a quien te interese.

Ahora bien, una cosa es estar atento, y otra muy distinta es no hablar. Evidentemente, tendrás que participar en la conversación. No quieres dar una imagen aburrida.

#4 Busca temas de conversaciones interesantes

Las primeras conversaciones tienen que dejar a la otra persona con ganas de seguir conversando contigo. Por eso es muy importante que elijas temáticas que le puedan parecer interesantes a esa persona.

Obviamente, aquí entra en juego lo de tener intereses en común. La fase de escucha te puede ayudar para saber qué temas podrán tener más éxito, pero si no tenéis nada de qué hablar, lo tienes muy complicado.

Pero no solo la conversación tiene que ser interesante. Tú también. Las primeras quedadas con esa persona son un buen momento para mostrar algunos de los aspectos que te hacen ser una persona diferente a las demás. En lugar de caer en tópicos, habla de tus experiencias más originales. Es mucho más factible que captes su atención.

Intenta parar la conversación antes de tiempo, para dejar a la otra persona con ganas de más. Aunque no te apetezca, suele ser eficaz.

#5 El humor nunca falla

Si no tienes sentido del humor, no pasa nada, pero que sepas que te estás perdiendo una de las mejores armas de seducción. No sé si se pueden dar consejos para tener gracia. Quizás solamente ser natural y no tener miedo a usar el humor como forma de acercarse a la otra persona. Pero no hay que forzarlo. Alguien gracioso cae bien. Alguien que va de gracioso suele caer bastante mal.

#6 Muestra interés, pero no muestres que te gusta

Sí, hay una diferencia. Vamos a ver. Estás leyendo eso porque quieres seducir a una persona. Eso significa que de momento piensas que no se ha fijado en ti o no le gustas.

Mostrar interés es comportarse dentro del rango de la amistad. Es expresar con tu comportamiento que la otra persona te cae bien. Mostrarle que te gusta ya es cruzar una línea que a esas alturas sería contraproducente.

Si en esa situación muestras demasiado tus cartas es poco probable que consigas seducir a esa persona. Si suceden cosas probablemente será porque habrá pensado “¿por qué no?” al ver que lo tenía fácil contigo. Pero que pasen cosas no implica que haya una verdadera atracción.

Uno de los comportamientos que más delata que una persona te gusta es tu uso de Whatsapp. Si le escribes a menudo se notará mucho. Si respondes enseguida a sus mensajes también. Actúa exactamente igual que con cualquier amistad. Ya sabes, esos amigos a los que respondes dos días después o con quienes no hablas durante días. Pues eso.

Ahora, si te gusta mucho, es muy difícil esconderlo. Pero conviene intentarlo.

#7 No se lo pongas fácil

Vamos a suponer que las cosas han ido bien hasta ahora. Habéis compartido buenas conversaciones, os habéis reído, incluso quizás hayáis compartido alguna actividad que os gustan a los dos. Hay sonrisas, miradas… Parece que todo va bien.

En este punto, sería razonable poner a prueba si la seducción ha funcionado, o si al contrario la otra persona solamente ve que tiene una oportunidad contigo y te lleva la corriente por si acaso.

Para eso, hay que hacer algo totalmente en contradicción con lo que te apetece, y tomarte las cosas con mucha calma.

Aquí entra en juego un mecanismo psicológico. Has despertado el interés de la otra persona, y esa persona piensa que te gusta. Si consigues que dude del interés que tienes por ella, en la mayoría de los casos su atracción por ti va a aumentar.

Pero cuidado, es un juego peligroso. Si tu objetivo se siente rechazo, puede perder el interés. Si siente que estás jugando, puede enfadarse y en consecuencia perder el interés. Lo delicado es conseguir que dude un poco.

La primera prueba que puedes hacer es alejarte un poquito, y ver si te busca. Si te ofrece quedar o hacer planes, acepta, pero no a la primera. Tiene que dudar de si solo quieres amistad o algo más.

#8 Una intimidad progresiva

De nuevo, si esa persona te gusta, probablemente tengas ganas de besarla, abrazarla, y por supuesto tener relaciones sexuales. Pero, si no tienes claro si existe un interés recíproco, tendrás que frenar un poco.

Si la otra persona solo quiere acostarse contigo, es probable que no tenga mucha paciencia. Si a la segunda o tercera cita no ha ocurrido nada, se cansará y perderá el interés. Si al contrario, has conseguido seducir, no le importará esperar.

Que conste que no hay nada malo en acostarse en la primera cita. Cada uno es libre de hacer lo que le da la gana mientras sea entre adultos consintientes. Pero en las situaciones en las cuales una de las personas está más interesada que la otra, la que más involucrada está emocionalmente debería frenar el ritmo, para asegurarse mejor de las intenciones de la otra.

 #9 Cultivar algo de misterio

En las primeras fases de una relación, si una de las personas piensa que ya conoce todo lo que hay que conocer sobre su pareja, entonces muchas veces pierde el interés. Una pequeña parte de misterio siempre ayuda.

No me refiero a que vayas por las noches a luchar contra el crimen con disfraz de superhéroe, ni que tengas una doble vida. Pero intenta mantener una parte tuya propia, un espacio personal que la otra persona nunca llegará a conocer del todo. Es doblemente bueno: ayuda a tener una relación más sana y permite mantener ese misterio.

#10 No tengas comportamientos tóxicos

Si te comportas de forma celosa, hablas de forma muy negativa, vas de víctima, mientes mucho, o tienes cualquiera de los comportamientos tóxicos que detalle en un artículo reciente, lo más seguro es que generes rechazo.

#11 Se fiel a lo que eres

Lo último que te quería contar es que si buscas como seducir a una persona que te gusta tienes que tener cuidado a no intentar ser quien no eres. Me explico. Es tentador, si ves que a una persona le gustan ciertas cosas que pretendas que te gustan a ti también. Incluso, puede que te amoldes a la personalidad que esa persona encuentra atractiva.

Pero, aunque pueda funcionar temporalmente, a la larga tu verdadero ser reaparecerá. Y la otra persona te acusará de haber cambiado. O peor, de haber pretendido ser quien no eras. Eso normalmente no acaba muy bien.

Así que si no consigues que esa persona se fije en ti por quien eres, déjalo. Hay muchos peces en el mar.

Artículos relacionados

¡Vivir es compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *