¿Qué solución para sustituir los dientes que perdiste? ¿Prótesis dental o implantes?

protesis dental o implantesLa pérdida de dientes es un fenómeno habitual después de cierta edad.  Aunque en la mayoría de los casos se puede prevenir con una buena higiene bucal, en otros es necesario encontrar una solución para sustituir los dientes perdidos. Las dos opciones más habituales son una prótesis dental removible o implantes. Vamos a hablar de ambas soluciones.

Causas frecuentes de pérdida de dientes

Los motivos que causan las pérdidas de dientes son múltiples. Un accidente o una caries extendida pueden llevar a una situación en la que el diente tenga que ser extraído. Normalmente, eso sucede solo en casos extremos, ya que los dentistas suelen tomar la opción de la extracción únicamente como último recurso. La diabetes también puede llevar a perder piezas dentales.

Pero la causa más frecuente de pérdida de dientes es una enfermedad dental muy común llamada periodontitis. Empieza por una gingivitis que degenera en pérdida de inserción colágena, recesión gingival y finalmente la pérdida de hueso, que acaba provocando la caída de dientes. Sin embargo, una buena higiene dental permite prevenir la periodontitis, y la enfermedad se puede tratar si se coge a tiempo.

La solución de las prótesis dentales

Para reemplazar los dientes perdidos, la solución más conocida es colocar una prótesis dental. Es una opción bastante económica y sencilla. Consiste en elaborar una prótesis removible que tiene una estructura metálica con dientes artificiales. Se sujeta de dos maneras: por una parte se usa pegamento dental, y por el otro la prótesis se ancla a los dientes restantes. El aparato también está recubierto de una pieza de plástico suave para no molestar el paladar.

Suele necesitar varias sesiones para poder tomar las medidas y conseguir un encaje perfecto, con la menor incomodidad posible para el paciente.

Ventajas de las prótesis removibles

  • Es una técnica sencilla que no requiere cirugía.
  • Es una solución económica, especialmente comparado con los implantes dentales.
  • Se puede usar esa técnica aunque el paciente haya perdido una parte significativa del hueso.
  • Ofrece una solución correcta desde el punto de vista estético y funcional.
  • Se pueden ajustar y adaptar fácilmente.

Inconvenientes de las prótesis dentales

  • Se pueden mover o desajustar durante la comida o mientras estás hablando, si no han sido bien fijada con un adhesivo dental.
  • Requieren mantenimiento. Hace falta retirarlas y limpiarlas regularmente. Y hay que tener cuidado porque son frágiles.
  • No tienen la misma fuerza que dientes normales, e impiden el consumo de algunos alimentos como caramelos, manzanas o mazorcas de maíz.
  • Una prótesis dental removible no impide que los otros dientes sigan deteriorándose.
  • Se tienen que cambiar después de unos años. No son definitivas.
  • Si están mal ajustadas, o si no se tiene la higiene suficiente, pueden aumentar el riesgo de gingivitis o de caries en los otros dientes.
  • A veces es necesario extraer dientes antes de preparar la prótesis.

La solución de los implantes dentales

En los últimos años, han cogido mucho protagonismo los implantes dentales como alternativa para resolver la pérdida de dientes. Se trata de una solución más invasiva, ya que en la práctica lo que se hace es colocar un implante fijo en el hueso, como si de un tornillo se tratará. Cada diente se sustituye uno a uno.

Se requieren muchas sesiones y evidentemente implica cirugía. Hay que tomar en cuenta que es una solución bastante invasiva, y que antes hay que valorar otras opciones, como alertaba hace unos meses el Consejo General de Dentistas.

Ventajas de los implantes

  • Es una solución que ofrece prácticamente la misma comodidad que los dientes naturales: los implantes no se mueven, no complican el habla y permiten masticar de forma más sencilla.
  • Tienen un aspecto más natural que las prótesis.
  • Pueden durar hasta 20 años si se tiene una buena higiene dental.
  • No requieren un mantenimiento específico, basta con cepillarse los dientes dos veces al día y usar cera dental, como con el resto de dientes.
  • No dañan los dientes adyacentes y preservan el estado de la mandíbula, evitando la deterioración del hueso.

Inconvenientes de los implantes

  • Es un proceso mucho más largo y con mayor tiempo de recuperación que para las prótesis dentales.
  • Requiere una cirugía, lo que implica los riesgos asociados a este tipo de procedimientos, como sangrados, infecciones, lesiones en zonas adyacentes, etc.
  • El coste es mucho más alto que las prótesis removibles.
  • Es un procedimiento desaconsejado para muchos grupos de pacientes. Personas con mandíbula o encías débiles, fumadores o pacientes con bruxismo no deberían optar por los implantes.

Conclusiones

Como siempre, es tu dentista quien mejor sabrá cuál es la solución más adecuada a tu situación y a tu presupuesto. Así que si tienes cualquier duda sobre la mejor forma de sustituir los dientes que perdiste, te recomiendo que acudas a tu especialista de confianza.

Hoy en día hay prótesis mucho más cómodas y estables que hace unos años, y puede ser una solución perfectamente válida. Por otro lado, el coste de los implantes ha ido bajando, y aunque sea una solución más cara, muchas más personas se lo pueden permitir.

¿Prótesis dental o implantes? Tú decides, con el consejo de tu dentista.

Artículos relacionados:

¡Vivir es compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *